Otra última cena

Iván de la Nuez

  

 

 

 

Last Supper: Gaza, 2008 

 

Última cena: Gaza está protagonizada por mujeres musulmanas y es una pieza contradictoria, en la que impactan conceptos como cultura, política, civilización, ciudad, secreto, pasión, guerra, supervivencia, traición, religión…

Para empezar, estas mujeres llevan el velo y el atuendo al Islam debido. Son en parte invisibles y en parte inaudibles. Con su experiencia enclaustrada; su interiorismo de la tragedia y el secreto, la intimidad y la desgracia.

Última cena: Gaza es un relato de mujeres musulmanas, pero está instalado en el centro mismo de una escena renacentista de Leonardo da Vinci, así que evoca un momento seminal de la civilización judeocristiana. (A fin de cuentas, no lejos de allí tuvo lugar, geográficamente hablando, el Año 0 de esa tradición).

Es un relato con sus escenas en el Islam, pero, al mismo tiempo, no parece muy ajena al paganismo (esa otra mitad de la cultura occidental): de alguna manera, nos aproxima al gineceo, allí donde Ulises, ese mito pagano que no ha parado de correr con nosotros, retardaba todo lo posible su entrada en la guerra.

La Última cena no ha dejado de ser citada, parodiada y puesta al día. Así lo han hecho artistas como Andy Warhol, David Lachapelle, Devorah Sperber, Cui Xiuwen o Marcos López. Series de televisión como Los Soprano, Los Simpson o Lost han tenido también su versión.  

La obra de Vivek Vilasini (Kerala, 1964) describe, en Palestina, el epílogo de una época cuyo prólogo puede situarse en Nueva York, con el atentado terrorista a las Torres Gemelas.

Siendo epílogo, la obra de Vivek Vilasini es asimismo preliminar. Nos anuncia otro tiempo; otra mirada en la zona interior de un conflicto que es también urbano y actual. Como es urbano y actual el hecho de vivir lapidado entre enemigos que no se cansan de buscar coartadas míticas allí donde deberían interesarse por encontrar soluciones contemporáneas.

Marcador