Cuba: Generación “?”

Iván de la Nuez

“Puesto que era necesaria una revolución, las circunstancias designaron a la juventud para hacerla. Solo la juventud experimentaba suficiente cólera y angustia para emprenderla y tenía suficiente pureza para llevarla a cabo”.

Esto escribió Sartre. Fue en 1960. Fue en Cuba.

Medio siglo después, el asunto generacional se debate con intensidad, y parecidas esperanzas, en El Cairo, Barcelona, París, Túnez, Casablanca, Londres…

Si tiene lugar este debate, es porque en estas y otras plazas el elemento generacional ha irrumpido en la política de forma súbita e incontestable.

En los debates ha habido de todo: ancianos que espolean a jóvenes para que se subleven, veneración de las redes sociales, sublimaciones de la juventud hasta magnitudes románticas, paralelos entre la gentrificación y el destino de la industria juvenil del capitalismo, sospechas de neo-terrorismo, cambio de escala en la percepción de lo que es una revolución en el siglo XXI…

En ¡Indignaos!, Stéphane Hessel ha enaltecido la ira en la construcción de la política. En El éxtasis de las influencias, Jonathan Lethem ha reivindicado la copia en la creación de la cultura.

El caso es que hoy se teme a los jóvenes o se espera de ellos que nos traigan la redención. Se les trata de exaltar o se les intenta apaciguar. Pero lo que nadie niega, visto lo visto en estos meses, es su protagonismo y su posición medular en los cambios del mundo.

El recién finalizado Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba no lo ha entendido así. Y eso que (lo que queda de) sus líderes, en muchos casos no tenían ni treinta años cuando se apropiaron de un país y lo revolucionaron hasta el punto de trastocar todos sus valores.

Estos de ahora fueron aquellos que esperanzaron a Sartre hace medio siglo.

Y son ellos, los de ahora, los que han decidido que su “relevo” no está todavía preparado. Como si hubiera alguna generación verdadera que no fuera generación espontánea. Como si prescribir su “momento” no fuera una de las atribuciones más inútiles que se puedan tomar los viejos sobre los jóvenes.