Zugzwang

Iván de la Nuez

 

 

olaf-troy (portrait)_2007

Troy, 2007

 

La dimensión pictórica de estas fotografías de Erwin Olaf (Hilversum, 1959) es evidente y su atmósfera evoca a Edward Hopper. Sus escenas son misteriosas y recuerdan las tramas domésticas norteamericanas de los años cincuenta. Camille Paglia solía decir que la foto familiar de aquellos tiempos escondía lo más pervertido, hipócrita y reprimido de Estados Unidos. Allí donde se exhibía la felicidad, ella veía el incesto (con la niña en las piernas de papá); la anorexia futura. Las fotos de Olaf no son propiamente familiares, pero hay “algo” turbio y “vintage” en el recogimiento de estos individuos que, con su falsa normalidad, miran de reojo su circunstancia. Hay una tristeza leve y, al mismo tiempo, una violencia que parece agazapada en estos cuerpos estáticos. Como si el menor movimiento siempre pudiera desencadenar algo peor.

En ajedrez, a esto se le llama Zugzwang.

 

olaf-barbara (portrait)_2007

 Barbara, 2007

 

No podemos adivinar el origen de estas situaciones, tampoco su desencadenamiento. Los personajes de Olaf están en medio del drama: son todo nudo. Están preocupados y, sin embargo, emana de ellos la sensación de que nada pueden hacer por cambiar las cosas. Intuyen un destino y parecen aceptarlo. Así, aguardan un desenlace ya marcado. Con su sensualidad torturada y lánguida, se dejan llevar hacia una zona en la que todo está a punto de quebrarse.

 

olaf-Caroline_2007

Caroline, 2007

Marcador

3 comments ↓

#1 Zungwang | Emilio Ichikawa on 12.22.09 at 3:27 pm

[…] (IN)-La dimensión pictórica de estas fotografías de Erwin Olaf (Hilversum, 1959) es evidente y su atmósfera evoca a Edward Hoper. Sus escenas son misteriosas y recuerdan las tramas domésticas norteamericanas de los años cincuenta. Camille Paglia solía decir que la foto familiar de aquellos tiempos escondía lo más pervertido, hipócrita y reprimido de Estados Unidos. Allí donde se exhibía la felicidad, ella veía el incesto (con la niña en las piernas de papá); la anorexia futura. Las fotos de Olaf no son propiamente familiares, pero hay “algo” turbio y “vintage” en el recogimiento de estos individuos que, con su falsa normalidad, miran de reojo su circunstancia. Hay una tristeza leve y, al mismo tiempo, una violencia que parece agazapada en estos cuerpos estáticos. Como si el menor movimiento siempre pudiera desencadenar algo peor. (Más…) […]

#2 menendezconde.ernesto on 12.22.09 at 5:00 pm

Muy interesantes las fotografias de Olaf. Un artista que no conocía. Saludos.

#3 Pedro Vizcaino on 12.22.09 at 6:07 pm

Me encanta la obra de este fotografo,sobre todo la serie de “sangre real”,me cuadra mucho,,es genial.

Leave a Comment