Un fantasma recorre el mundo

Iván de la Nuez

 

-Un fantasma recorre el mundo… el fantasma del comunismo.

Esta es la amenaza de Marx y Engels nada más comenzar el Manifiesto comunista. Apunto, como si hiciera falta, la distancia sideral que me separa de sus autores. Acto seguido, reconozco que esta metáfora del Manifiesto siempre me ha sonado extraña; como no resuelta del todo.

La tercera y más extendida aserción de «fantasma», según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es esta: «Imagen de una persona muerta que, según algunos, se aparece a los vivos». Otras traducciones del Manifiesto prefieren la palabra «espectro», pero esto no cambia las cosas. En el mismo diccionario, encontramos el primer significado de espectro: «fantasma».

De una u otra manera, lo propio de los fantasmas es aparecer después de la muerte. No es antes del Comunismo que podemos hablar, en propiedad, de «fantasma», sino a posteriori. La mayor capacidad aterradora de un fantasma es post-mortem.

Es después del derribo del Muro de Berlín que el Comunismo pasó a ser, ahora sí, un fantasma que recorre el mundo. Un fantasma que se destapa en 1989: el punto exacto que cifra el declive del PC (Partido Comunista) y el apogeo del otro PC (Personal Computer), con la entrada en escena de Microsoft a escala global.

Hoy, esa amenaza sobrecogedora no existe desde el punto de vista estatal -el Bloque Comunista ya no está, aunque China marca tendencia en el modelo del mundo-, ni militar (aunque China…). Es, ante todo, cultural y, si apretamos un poco, estética. Palabras como «revolución» o incluso «comunismo» están alojadas, cada vez más, en el lenguaje del arte, el mercado o la publicidad; no en el de la política o la acción directa. Y al revés: hay algo performático y «artístico», por no decir pictórico, en procesos que se nombran a sí mismos como revolución: bolivariana, azafrán, naranja…

De modo que hoy la revolución sirve lo mismo para vender un Lancia («It´s Time to Another Revolution!») que para abrir una tienda de tendencias, llamada precisamente Marx, en Madrid. Tan solo en Barcelona, hace unas semanas, podías ver la película de Soderbergh sobre el Che; seguir la polémica sobre el pasado de Milan Kundera; comprar el último libro de Zizek en el que enaltece a Lenin; encontrar en la trastienda de una galería los dibujos corrosivos de Dan Perjovski; ver una función de Rock and Roll, la obra de teatro de Tom Stoppard dirigida por Álex Rigola (y cuya trama cubre desde la Primavera de Praga hasta la caída del Muro de Berlín); recordar la mítica discoteca KGB (que funcionó entre 1984 y 2005); o escuchar -también disponible vía MySpace- la propuesta musical del grupo alternativo Russian Red.

Todo lo sólido se desvanece en la estética. Todo lo siniestro también.

En los últimos años, algunos hemos insistido en la tesis de que el Muro había caído hacia los dos lados. Y en que era necesario explorar no sólo las consecuencias en los países del Este, sino también las menos evidentes en los países occidentales (que se avecinaban a unas inundaciones de muy diverso calado). Esa idea navegó un tiempo a contracorriente, pues la transformación de las antiguas tiranías comunistas acaparó casi todas las miradas. En 2009 cumpliremos veinte largos años de todo aquello y, según los augurios, estaremos todavía en medio de esta crisis de hoy. No me cabe la menor duda de que esta vez las miradas del XX Aniversario estarán enfocadas hacia el lado de los vencedores de la Guerra Fría. Con el modelo puesto en solfa y el fantasma revuelto. Es decir, de vuelta.

 

Share

22 comments ↓

#1 emilio ichikawa on 11.30.08 at 4:47 pm

En todo caso, como decía Eco en «El Péndulo…», se trata de una metáfora gótica. La conexión entre los Iluminaros de Baviera y La Liga de los Justos está demostrada. El lema aquel de «A cada cual…», al menos en su estructura básica, proviene de Los Iluminados y R. de B. Para no hablar de la organización «conspirativa», que llega a la Liga de los Comunistas y de ahí pasa a los Partidos. Una Liga no es un Partido Moderno. Hoy la disidencia cubana funciona un poco como LIGA, de ahí, por ejemplo, que Calvo y Kalule se digan «hermanos» (como nos dicen también a nosotros). Un hermano no es un «ciudadano». Yo, al menos, no puedo tener consideraciones «políticas» racionales con alguien de mi «hermandad» (o familia). de ahí que una democracia comunista sea una suerte de paradoja, disfuncional desde el principio. El comunismo fue siempre una extensión de la familia al nivel comunal. El lío se forma cuando se trata de ponerlo a funcionar en un forceps de estado nacional. Fourier, por ejemplo, estaba bien. Era de Beçanson, donde habían consecuentes cooperativas vinícolas, y tenía una imprenta donde se imprimía sus propios textos. En esa imprenta trabajaba como maquinista, por cierto, el joven Proudhon. Entonces el comunismo es un fantasma, pero tal y como lo ven M y E, un fantasma fuera de lugar: Un fantasma Ilustrado, cuando debería ser solo gótico. Ichi.
—–
PD: Habría que ver si la frase en cuestión es irónica o no.

#2 EHB on 11.30.08 at 5:14 pm

Buen post. El comunismo siempre tuvo una vocación póstuma. Es lo que aparece tras la muerte del capitalismo. Yo creo que ese es el sentido «dialéctico» de la metáfora de Marx. Pero es obvio que ahora la metáfora cobra actualidad, por así decirlo. El comunismo se sobrevive a sí mismo como estética –cosa que también sucedió con el fascismo, por cierto.

#3 RI on 11.30.08 at 5:55 pm

Y estamos conformados por el fantasma estético -todos los del bloque. Con cierta nostalgia incluso. Ironías. Ahí están el tío Stiopa y Cheburushka… 🙂

#4 ivan on 11.30.08 at 5:59 pm

En línea con vuestros dos comentarios, creo que unas cuantas páginas de Blanchot iluminan algo. «Comunismo es crear comunidad», dijo, para mantenerse tanto en la semántica como en esa idea de Ichi de secta o de cercanía, a escala humana; lejos del Estado y del Gulag. «Si es inconfesable, mejor», remató. Sobre la pulsión hacia lo póstumo que comenta EHB, es clara. Yo creo que el Manifiesto usó, sobre todo, «fantasma» como «amenaza». Pero claro, lo que hace de un fantasma algo aterrador es el hecho de ser un muerto que vuelve. Lo cual es el caso ahora.

#5 ivan on 11.30.08 at 6:03 pm

RI: hay en youtube una versión del Manifiesto compuesta de cabo a rabo con animados de Walt Disney. En estos días, por lo que aquí toca, colgaré algunas obras sobre este tema.
Saludos

#6 Candela on 11.30.08 at 6:06 pm

Que pena, yo no pienso igual, yo no tengo nostalgia, yo fui una nina gusana en un pais socialista, comunista, yo no fui pionera, se imaginan?!!!, no , no se pueden imaginar, y eso te despoja de todo sentimiento de apego, de benevolencia hacia ese sistema, filosofia o manifestacion ahora artistica.
Ivan, eres encantador, siempre eres asi tan suave, en tus respuestas?, por favor dime si eres el hijo?

#7 Camilo Lopez Darias on 11.30.08 at 9:00 pm

Capacidad predictiva (superlativa?) de los creadores del «fantasma»?

Algo asi como:

«estamos forjando esta cosa ideologica que algun dia se impondra en algun lugar del mundo y que luego (aqui posiblemente se enarbole como premisa la incomprension de los hombres) por una u otra razon perecera para luego emerger como fantasma castigador y amenazante…»

La verdad es que solo me parece una denominacion estetica con un claro objetivo propagandistico. Para mi, el comunismo (como concepto ideologico) no es mas que una aberracion de los sentidos.

Un saludo, Ivan.

#8 Jesús on 11.30.08 at 9:49 pm

En el Trivium, que Marx y Engels seguramente conocían al dedillo, el término fantasma se usa para nombrar la idea que nos hacemos del mundo, pero que no se materializa. Es el paso previo a la conceptualización. En ese sentido, el comunismo sería un estado mental, no necesariamente una realidad. De ahí que la poesía romántica este llena de fantasmas o en otras palabras, de deseos, frustraciones y añoranzas de todo tipo. No es extraño entonces que, en tanto aspiración, el comunismo este sufriendo una transformación al ritmo de los nuevos actores sociales a nivel global. Lo interesante de esto, sin embargo, es la velocidad con la que esta metamorfosis se ha producido; en menos de veinte años, el comunismo se ha reclicado, ubicándose otra vez, en el centro del impulso político.

¿Será el mismo comunismo que el mundo conoció hace cincuenta o sesenta años? No lo sabemos, pero sí conocemos las probabilidades a partir del contexto y estas nos dicen que, en un mundo multipolar, será difícil reproducir los hábitos de uno bipolar, especialmente cuando el capitalismo, una vez más, ha probado su flexibilidad al incorporar los impulsos históricos, haciéndolos, incluso, apetecibles.

Podría decirse que, en medio de todo esto, los cubanos hemos envejecido repentinamente. Nuestros ojos han visto lo imposible, no una sino varias veces. Me pregunto si aprenderemos de una vez a no asombrarnos de nada.

#9 EHB on 12.01.08 at 12:33 am

A propósito, véase que en fecha tan lejana como 1993 un servidor ya le sacaba filo a Blanchot y su comunismo en VUELTA:

http://penultimosdias.com/wp-content/uploads/2008/11/pdfletraslibres.pdf

#10 EHB on 12.01.08 at 12:42 am

En realidad, Iván, esa frase de Marx tiene un matiz irónico. En otro momento creo recordar que dice algo así como «ya es hora de que los comunistas opongan a la leyenda del fantasma del comunismo un manifiesto de su Partido». Todo ese tema de la «fantasmática» del Manifiesto está tratado, con cierta pedantería, en «Espectros de Marx», de Derrida.

PD: Por cierto, me acabo de leer la novela de O’Hagan, es una maravilla. Tírate con «La Casa de los Encuentros» de Amis, te va a cuadrar.

#11 emilio ichikawa on 12.01.08 at 1:57 am

Iván, en la medida en que los comentarios avanzan, creo que se empieza a descomprender el asunto. Y perdón por opinar arriba. Ichi.

#12 emilio ichikawa on 12.01.08 at 2:01 am

Por ejemplo, tengo que citarle a EHB que en este mismo intercamcio dije: PostData: Habría que ver si la frase en cuestión es irónica o no.
Eso está aquí mismo. Quiere decir que estamos escribiendo sin tomarnos en cuenta, que no se trata de un diálogo sino de un monólogo en colectivo. No sé… No sé Iván… Ichi.

#13 Gerardo M on 12.01.08 at 9:18 pm

No creo que sea ironico, pero aun si lo es el fantastama estructuralmente habita en esa frase, o sea en la palabra «espectro». Creo que no existe ningun libro mejor que el de Derrida, Specters of Marx, para este problema. Pueda que el fantasma tambien sea inerente al capitalismo, como lo vemos ahora en la crisis economica. Una cita de Derrida es muy memorable sobre la ciencias de los fantasmas (hauntology): This logic of haunting would not be merely larger and more powerful than an ontology or a thinking of Being. It would harbor within itself, but like circumscribed places or particular effects, eschatology and teleology themselves. It would comprehend them, but incomprehensibly.» Es una cuetion que sobrepasa la dialectica que ideo el propio Marx.
Un placer leerles.
Un saludo,

Gerardo

#14 valentin roma on 12.02.08 at 12:42 am

Os paso, para ir pensando todos, un fragmento de un texto de Jean Baudrillard titulado «La violencia de lo mundial» (2003). Dice así: «En suma, y para concluir, con las torres del World Trade Center una pantalla protectora cayó definitivamente, y, en los restos del espejo roto, buscamos desesperadamente nuestra imagen.
Marx decía: «Un fantasma acosa hoy a Europa: es el comunismo». Nosotros podríamos decir: «Un fantasma acosa hoy al orden mundial: es el terrorismo».
Y, sin duda, hay una razón profunda en ello: lo insoportable no es tanto la desgracia, el sufrimiento o la miseria, como el poder mismo y su arrogancia. Lo insoportable e inaceptable es la emergencia de ese poder mundial totalmente nuevo».

#15 Un dilema… de la Nuez… « Estancia Cubana on 12.03.08 at 6:10 am

[…] ¿Postura irónica, a contrapelo de tanta marcialidad intelectual? ¿Vacuidad existencialista, muy al estilo de un Dalí sacando a pasear a su cangrejo? ¿Esteticismo argumental, tan sólo? ¿O previsión superlativa y audaz? […]

#16 Güicho on 12.04.08 at 6:42 am

Carlos y Federico no tenían vocación fatalista alguna cuando ponían al cuco del comunismo en su manifiesto.

Hay algo cierto y torcido en el último párrafo. La infección no se desbordó desde el este al caer el muro. Ya estaba dentro de occidente. Germinando. Y no la sembraron Carlos y Federico, ni mucho menos Vladimiro. Fueron los socialdemócratas, que al comunismo son lo que los wahhabitas al islamismo.

#17 ivan on 12.04.08 at 9:23 am

Güicho: Mi línea de trabajo aborda, sobre todo, el tema de la «estetización»: de la política, de las grandes causas, etc. Cuando terminé «Fantasía roja», un amigo me dijo que en el fondo era un libro sobre arte. Y en eso estoy ahora. Creo que una zona del arte contemporáneo es mas o menos la continuidad del Comunismo, después del Muro, por otras vías. El atentado a las Torres acaba con esa ilusión del arte político y da paso al apogeo de algo tal vez más nefasto: la política estética. Ya iré colgando alguna cosa de estas. Saludos a todos y gracias por comentar y visitarme.

#18 luis on 12.05.08 at 12:05 am

POSIBLEMENTE EL MARXISMO TUVIERA UNA VOCACIÓN PÓSTUMA.

PERO ES EXTRAÑO QUE ENTRE TANTO COMENTARIO INTELECTUALOIDE SE ALCANCE TAN POCO:

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL A LA QUE ASISTE MARX NO ES PÓSTUMA, ES MORTÍFERA…

Y LA COSA NO HA CAMBIADO… ¿A CUÁNTA EXAGERACIÓN PUEDE LLEGAR LA ATRIBUCIÓN DE MUERTES AL MARXISMO? ¿100 MILLONES? JAJAJAJA…

PUES CONTINUÉMOS RIENDO Y VEAMOS LA VOCACIÓN VITAL DEL CAPITALISMO DESDE AQUELLA ÉPOCA A ESTA:

SE ADMITE QUE MUEREN 40 MIL PERSONAS AL DÍA POR LA MISERIA X 365 DÍAS POR AÑO X (2008-1840) 168 AÑOS… … TOTAL DE MUERTOS:

… … 2.452.800.000 … …

¿REALIZAMOS DISQUISICIONES ESTETICO-LITERARIO-FILOSÓFICAS SOBRE LA CIFRA?

ELLO UNIDO AL DATO DE LA ONU: 2% DE LA POBLACIÓN MUNDIAL ACAPARA 50% DEL PIB MUNDIAL…

ESO SIN AÑADIR:

ESCLAVITUD, GUERRAS, 2 GUERRAS MUNDIALES,
COLONIALISMO:

BELGICA: MÁS DE 10 MILLONES DE MUERTOS (LEOPOLDO II)

CONGO ACTUAL, ENTRE 6 MILLONES Y OCHO (COLTÁN)…

LOS SERES HUMANOS ¿NO NOS VEMOS UN POCO RIDÍCULOS CUANDO NOS PONEMOS TRASCENDENTES?

#19 rgegeg on 12.05.08 at 2:04 am

Muy democrático. Las verdades a la papelera, y la egolatría al poder. No gusta eso de miles de millones de v´citimas ¿verdad? mejor hablar melifluamente del sexo de los ángeles, mientras se vicve bien.

#20 Magnolia on 12.05.08 at 9:44 pm

Y que es vivir bien? Vivir en Europa o en cualquier sitio del primer mundo no es sinonimo de vivir bien. Todo estos diz que filosofos tropi-cubanos del exilio son considerados menos que plagiadores profesionales en los circulos academicos, y con razon pues han cambiado las posibilidades de sus experiencias por la muerte silenciosa de los privilegios de los ciudadanos de segunda clase que son en Espana, Francia y otros sitios. De eso no hablan pues estan imposibilitados para mirarse en el espejo. para ellos los muertos que importan son los del comunismo, no los de a diario, mucho menos las rebeliones inmigrantes en Francia, la xenofobia en Espana y las aterrorizaciones a gitanos en Italia. Vaya capoullos que son.

#21 rosadorobot on 12.07.08 at 8:12 pm

raro que con tanto hablar de política/estética y estetización política nadie haya mencionado a w. benjamin o a j. ranciere…

#22 Diurnarius on 03.17.12 at 12:48 pm

Lo que confiezan Marx y Engels al describir su conspiración revolucionaria como un fantasma que recorre el mundo, es porque dicha conspiración era/es subterránea, casi invisible, con su cerebro oculto en la gran banca internacional, y su voluntad transmitida a través de una compleja maraña de sectas, logias, cultos y toda clase de movimientos, ocultos o visibles. Es imposible comprender los últimos 200 años de historia, sin comprender cómo funciona la trama conspirativa que ha propiciado esos hechos. Les recomiendo el libro Derrota Mundial del mexicano Salvador Borrego para comenzara comprender quiénes son los titiriteros detrás del «proletariado».

Leave a Comment