Atrapado en un texto

Iván de la Nuez

Estoy atrapado en un texto sobre Manuel Saiz, un artista cuyo trabajo sigo con interés y del que, siempre que entro en contacto con su obra, salgo ganando algo. Su ficha biográfica indica que nació en Logroño, en 1961. Su itinerario vital descubre que su formación es tan londinense como española. Esa desubicación se multiplica a la hora de enfrentar los soportes e intenciones de sus piezas. Manuel Saiz es videoartista, idea proyectos curatoriales, realiza intervenciones estéticas sorpresivas, esculturas sociales o performances en las que el espectador termina involucrado. También ha publicado libros. De 101 excusas. Cómo se legitima el arte, ya hemos dado noticia aquí. A Colossal Blog, que acaba de llegar a las librerías, es el registro diario de alguien que pasa ocho meses en Roma sin ver, ni una sola vez, el Coliseo.

En un momento dado, un vídeo suyo arrastró consigo la polisemia de la palabra “Buffer”.

Rara vez repite un formato. Aunque hay dimensiones invariables, a lo largo de su trayectoria, que sostienen la permanencia de un mundo y un discurso.

Para un ensayista, esta obra es gratificante y a la vez incómoda. Genera un enriquecimiento y también la sospecha de no estar a la altura: intuyes lo que puede ofrecerte a ti, pero te queda la sensación de tener poco, o nada, que aportarle a ella. Son trabajos que tienen un relato complejo que, sin embargo, no puede calificarse como “narrativo”, en el sentido rudimentario o manoseado de este término. No son obras “sobre” este o aquel aspecto de las cosas. Son planos propiciatorios de tales aspectos y tales cosas. Bocetos capaces de precipitar realidades tangibles. Rituales sin tótems.

Saiz es un artista discreto y sólido. Sus proyectos, incluso aquellos marcados por la contingencia, están dotados de una indagación trascendente.

Estoy confrontando problemas con lo que voy escribiendo. Víctima, acaso, de una continua bifurcación entre el texto concreto que “tengo” que entregar y el texto a medio plazo que, en realidad, “quiero” escribir. Por el camino, me he auxiliado con escritos ajenos. Los de Elena Vozmediano y Javier González Panizo, por ejemplo. De la primera, me ha servido una crítica de la exposición Parallel Universes (2008). Del segundo, un texto sobre Public Display of Affection (2010) que se estira más allá de esa pieza concreta para reflexionar sobre el arte de la performance. (Ambos fueron expuestos en la Galería Moriarty, de Madrid).

Mi encomienda es muy concreta: debo ocuparme de ttzz (Tren Tiempo Zeit Zug), que resultó premiado y expuesto en Huesca, donde fui miembro del jurado, hace un año y medio. Entonces, no pude conocer a Manuel Saiz. Guardo, eso sí, muy gratos recuerdos del ambiente de trabajo; de la profesionalidad y calidez de los responsables del concurso. Son ejemplares.

Time Train no es otra cosa que el plan exhaustivo para la construcción de un tren circular europeo. Un tren que viajaría en el sentido de las manecillas del reloj, con sus correspondientes 12 paradas, y que sería en sí mismo un gigantesco reloj de Europa. Para la realización final de Time Train, Saiz ha hecho un arduo trabajo de campo que se puede seguir a través de este portal: www.ttzz.eu. (El vídeo del principio funciona como spot informativo del Time Train).

El Tren Tiempo atraviesa ciudades, túneles, lugares históricos, puentes.

Manuel Saiz ha calculado el itinerario y la velocidad. Los pasajeros y la tripulación. El peso en vacío, el peso de operación, el peso adherente. El coste y la potencia.

Según todas las pesquisas, el ttzz es posible, si bien su ejecución es del todo improbable. (Me he olvidado apuntar que el presupuesto se dispara hasta los 16 billones de Euros).

Regreso a mi ensayo, infinitamente más barato, y leo cosas como las que aquí comparto: “El Tren Tiempo ejerce una violencia sobre lo que consideramos contemporáneo y asimismo sobre lo que consideramos patrimonial”. “Está llamado a atravesar ciudades-museo y antiguos campos de concentración, espacios de dedicados a grandes eventos del arte contemporáneo (Venecia o Kassel) y plazas de alta tecnología”. Hay otros correlatos que tejen una red en la que quedan tan atrapados, como este texto, el arte y la historia, Europa y la tecnología, el fascismo y la democracia.

En otro apunte se establece un paralelo entre el “carácter circular de la Enciclopedia y el de este tren”. Y una paradoja “sobre la contradicción manifiesta entre la expansión que supone el viaje y la claustrofobia que implica el círculo”.

En algún pasaje, me da por sugerir que  Time Train es a Europa lo que Mistery Train fue a América. (Hablo de la canción que cantaba Elvis, pero sobre todo del libro de Greil Marcus al que dio título). En Time Train, la superstición de un continente; en Mistery Train, la ilusión de un país. Como si el ferrocarril representara para los europeos lo que el Mississippi para los americanos. Uno es todo espacio, otro es todo tiempo. Lo férreo y lo fluvial: otra anotación para la síntesis de una historia.

El Tren Tiempo es un viaje que irrumpe de manera abrupta en la naturaleza y en la cultura. Surca la historia por un lugar inesperado y tiene su origen en una “visión”, como la que llevó a Fitzcarraldo hasta el último puerto y que Werner Herzog definió como la “conquista de lo inútil”.

Vuelvo a mi atolladero y persisto. Macerando ese texto que no acaba de salir y que, al principio, imaginé tan redondo como el itinerario del Tren Tiempo y ahora mismo no es más que el boceto probable de un texto, de momento, imposible.

(*) 101 excusas y A Colossal Blog han sido publicados por decreatedBooks.

(*) Manuel Saiz acaba de presentar la continuación de otro proyecto en el Museu de l´Empordà, Figueres.

Marcador

3 comments ↓

#1 Tweets that mention Atrapado en un texto — Iván de la Nuez -- Topsy.com on 01.12.11 at 1:16 pm

[…] This post was mentioned on Twitter by Iván de la Nuez, Todo sobre Cuba . Todo sobre Cuba said: Iván de la Nuez: Atrapado en un texto: Iván de la Nuez Estoy atrapado en un texto sobre Manuel Sa… http://bit.ly/fId8Xb #Cuba #cultura […]

#2 Julia M. on 01.13.11 at 12:49 pm

Es un texto intenso y bello, Glup, con perdón. ¿Por qué los críticos de arte no escriben cosas así de vez en cuando?

#3 carla on 01.13.11 at 6:52 pm

Si, y sobre todo las referencias a ti mismo y a tu proceso. Por que lo del tren si, muy interesante y todo pero cuesta un baro que Europa ahora no esta en las de despilfarrar 16 billones en un reloj tan caro. Seriamente, digo yo , no se…Me interesa mas saber de ti y si es atravez de esas historietas de Manuel Saiz, entonces bienvenidas sean. Dividete y partete si es preciso, bifurcate pero no dejes de, si es posible:

Soltar un slice del pie por aqui para seguir leyendo, si a tu consideracion no esta complete el circulo de tu texto :+) Ciao

Vuelve pronto!

Leave a Comment