Los críticos no sirven para nada

Iván de la Nuez

“Los críticos no sirven para nada”. La frase está en el titular de una entrevista con el cineasta David Fincher.

Hagamos la traslación de esta letanía a otros oficios. Digamos, por ejemplo, que “los taxistas no sirven para nada”. Ya veremos colapsado el buzón de “Cartas al director” de los diarios.

Imaginemos la frase aplicada a los médicos, los maestros, los basureros…¡los artistas! Revuelo seguro.

La frase, por cierto, se aplica mucho a los políticos: “no sirven para nada”. Pero estos, junto a los líderes de opinión, tienen tribuna diaria para defender el valor de la política o de su regeneración. (Y eso que cada vez más es oficio y no servicio, profesión y no dedicación).

Desplacemos ahora el foco y vayamos a las discapacidades. Supongamos que se dice lo mismo de cojos y ciegos, sordos o amnésicos.

O entremos en las identidades o razas: negros y asiáticos, latinos y judíos; pasados todos por el tamiz de inutilidad.

“Los críticos no sirven para nada”, dice este director de películas, dicho sea de paso, muy estimables y muy estimadas por la crítica inservible.

¿Y que dicen los críticos? Nada. O casi nada, “que no es lo mismo, pero es igual”. Esta profesión está tan acostumbrada a la ridiculización y el ninguneo que esta frase no sólo no la ofende, sino que le resulta imperceptible.

Encajar es lo suyo, lo que no es del todo una mala virtud, considerando que hablamos de un trabajo que mide la capacidad para encajar que tienen los otros.

Marcador

3 comments ↓

#1 Lisandro Tacchinardi on 01.05.12 at 9:35 am

Hombre! No es lo mismo un médico que un crítico, por favor. El primero es imprescindible, el segundo no. Entiendo su voluntad de defender la tarea del crítico, pero su comparación es muy desafortunada (¿discapacitados? ¿razas? ¿qué tiene que ver todo esto??)

#2 Anteo on 01.05.12 at 2:10 pm

Felicidades Ivan. El asunto de la critica y su devaluacion en la apreciacion de la opinion publica tiene que ver mucho con el modo en que se ejerce. Los criticos se han dedicado a hacer curriculum y se han olvidado de la esencia del oficio. Se escucha decir a la mayoria que no van a “perder tiempo en cosas que no valen la pena” y han dejado a los artistas que sean los artifices de su propia critica (entre si), la mayor parte de las veces, sin el istrumental apropiado. Han renuciado a su deber de “separar la paja del trigo” y uno solo puede leer criticas elogiosas de “cosas buenas” escritas por “criticos serios”. En tanto, los medios estan llenos de criticas impresionistas o panfletos llenos de terminologias academicas traidas por los pelos, encumbrado por repeticion e idolencia de los criticos reales cualquier cosa. Lo medicos tienen que curar, salvar vidas. Los criticos tienen que generar status en la apreciacion del arte, escalas de valores, estados de opinion y si renuncian a ello se enclaustran en un nicho de apreciacion especializada de espaldas al publico.

#3 Carmen Sanchiz del Castillo on 01.10.12 at 8:38 pm

Creo que puede ser de su interés el boletín literario de nuestro taller literario “Escribe y tacha”, dedicado especialmente a la crítica literaria: escribeytacha.wordpress.com
Saludos

Leave a Comment