Pentagonía de Megaupload

Iván de la Nuez

  1. Que Internet es una revolución, resulta evidente no sólo por los cambios que ha producido, sino por dos de los pilares que más embiste: la propiedad y la autoridad (o la autoría).
  2. Que, en buena medida, lo que conocemos como propiedad intelectual ha sido primero apropiación a lo largo de la historia de la cultura, es más que visible si miramos las obras de Shakespeare o Marx, Picasso y Duchamp, Nabokov o Borges.
  3. Que las (improvisadas) medidas actuales premian la propiedad y castigan la apropiación, es fácil de constatar en el anacronismo legislativo de la Ley Sinde, SOPA o PIPA, que sustentan a la desesperada actuaciones represivas como la del FBI.
  4. Que Megaupload es un monstruo de dos cabezas, es obvio si comparamos la lógica de sus usuarios –que apuestan mayoritariamente por la cultura compartida- y la lógica de sus propietarios –que apelan a estilos más burdos de enriquecimiento y celebridad.
  5. Que la manipulación de la masa anónima por parte de estos líderes o gurús sigue siendo el problema irresuelto de cualquier revolución (y el lastre más evidente que las asemeja al antiguo régimen), puede constatarse en los nuevos movimientos sociales, que tal vez por eso mismo han renegado de los líderes.
Share

6 comments ↓

#1 Manuel Ballagas on 01.23.12 at 5:31 pm

«Adivinanza de la esperanza. Lo mío es tuyo, lo tuyo es mío. Todas las manos formando un río…» Y lalalá. Y gulag-gulag. ¿Es que estamos perdiendo la razón? ¿Somos dueños de la obra de Borges porque Borges fue deudor de la cultura universal? ¿Dueños de las novelas de Mann porque éste le debió algo al imaginador de las walkirias? ¿Eso es lo que me quiere usted decir? ¿Y de qué van a vivir entonces los pobres magos de las palabras, incluso los más excelsos? ¿Del aire? Se echa de ver, amigo, que usted se educó bajo un sistema que no respeta los derechos de nadie, empezando por el derecho de propiedad. Por cierto, ¿no le da miedo oír la palabra revolución, aunque sea de jarana?

#2 Rubén Martínez on 01.23.12 at 8:14 pm

Buenas Iván, no sé si entiendo bien una cosa. Del último punto extraigo que sin líderes no hay revolución. Entonces, si según el primer punto internet es una revolución, ¿Cuáles son sus líderes?

#3 IváN on 01.23.12 at 8:29 pm

Hola Rubén. Si te he dado a entender eso, pues tengo que revisar mi escritura. Lo que yo quería decir es, incluso, lo contrario. De hecho, la relación líder-masa ha sido tiránica en las revoluciones conocidas y es una situación no resuelta. Creo que será difícil discutirme que Stalin, al final, fue más parecido al Zar que a Espartaco. En cuanto a este asunto de Megaupload, lo que he vivido me basta para que me resulte imposible admirar a su líder, gurú o lo que se llame este personaje y acreditarle al frente de cualquier cosa de algo que me interese políticamente. De ahí que lo compare con los movimientos sociales que sí me interesan y que, curiosamente, sí huyen de los líderes. Me interesan las palabras en su sentido literal como un intento, imagino que en vano, de apreciarlas fuera de su secuestro. Ya me dirás. Un saludo.

#4 Rubén Martínez on 01.23.12 at 9:31 pm

Ok, Iván, en ese caso estamos de acuerdo, queda claro que te había malinterpretado. Pero no le daría el escaño de gurú o líder a nadie que haya detrás de megaupload, ya que creo que no se le ha otorgado. Y quien lo haga, está más perdido que un pavo en navidad.

Desde mi punto de vista –por añadir algo que no sea una mera reacción a lo que tú comentas– ahí nunca hubo cooperación, más bien se daba fuera de megaupload. Esa plataforma daba servicios de almacenaje y acceso a algunos recursos pero para la cooperación social megaupload no era en absoluto indispensable, era un mero instrumento que incluso diría que la limitaba. Es difícil imaginar la cooperación social si las leyes para «compartir» vienen determinadas por una empresa que centraliza, determina e incluso limita el potencial cooperativo (a no ser, claro, que se pague una cuota). La empresa, como siempre, capitaliza el fruto de la cooperación social, pero ni la «hace posible» ni la fomenta. Pero vamos, esto ni siquiera es una valoración normativa, es un elemento constitutivo: o las normas para la cooperación social las determinan las propias comunidades o simplemente no podemos hablar de cooperación social. Como suele decir un colega, esto es de cajón de madera de pino. Lo que sí es cooperación social es la gestión comunitaria de recursos, algo que los movimientos sociales de nuevo cuño han entendido perfectamente…

#5 David on 01.24.12 at 1:49 am

Esta ofensiva contra Internet, aunque escudada en la defensa de la propiedad intelectual, tiene mucho más que ver con la «Primavera Árabe» y con la campaña electoral de Ron Paul. El Establishment no puede permitir el libre flujo de ideas a través de un medio masivo, porque la credibilidad de las democracias occidentales descansa en la capacidad de control sobre la llamada «mainstream media».

En los próximos años la Red va a ser censurada. El pretexto va a ser la protección de la propiedad intelectual, o la lucha contra el reclutamiento de terroristas, o la pornografía infantil, o cualquier otra «razón de peso» que consiga suficiente consenso.

#6 Ángel Cerviño on 02.04.12 at 10:33 am

Creo que la actual ofensiva contra Megaupload y similares no es más que un episodio de la guerra comercial entre dos modelos de negocio (Hollywood contra los web-business, para entendernos), ninguno de los cuales tiene nada que ver con la gestión colectiva de recursos, …yo siento que esa no es mi guerra. En cuanto a la censura, el poder siempre tratará de controlar y enturbiar cualquier medio de circulación de ideas, …y nosotros tendremos que acostumbrarnos a utilizar esos medios contaminados por las maniobras del poder (no hay nada que sea solo nuestro).

Leave a Comment