La música bárbara

Iván de la Nuez

No vamos a descubrir el Mediterráneo diciendo que la música cubana, en cualquiera de sus variantes, suele ser sofisticada. Monstruos hay en cada uno de sus géneros (y son muchos, monstruos y géneros). Así que no es noticia que un músico de esa isla (o un practicante de esa música) sea conocido como “genio” o “gigante” o incluso “mago” (el de las teclas se solía llamar a Antonio María Romeu).

Lo que sí resulta interesante es  la apuesta por lo contrario: esos músicos que han renombrado la etiqueta. Así, por ejemplo, Benny Moré era “El Bárbaro”. Arsenio Rodríguez se llamó “Primitivo”. José Luis Cortés siempre será “El Tosco”. Y Pedro Luis Ferrer, otro gigante con el que ayer me reencontré, no ha dudado en titular un disco suyo de esta guisa: “Rústico”.

Como diciéndonos que la civilización, para serlo a plenitud, tiene que pasar por la barbarie. Sobre todo en una cultura donde lo “bárbaro” es, precisamente, la plenitud.

 

Marcador

1 comment so far ↓

#1 maria herrera on 04.28.13 at 2:07 pm

Pedro Luis Ferrer puede estar en la guaracha moderna
sin perder su gracia y su picardía.
Tambien sus letras de amor y de epopeya serán siempre de una calidad y sinceridad, sin dudas.

Leave a Comment